lunes, 31 de marzo de 2008

No semos naide

Un amigo de mi padre suele decir que "los humanos no semos naide". Es la frase perfecta para un entierro: clara, concisa, pelín hipócrita y sin embargo, al mismo tiempo, una verdad irrefutable. Hay algunos que se empeñan en negar la mayor, en "ser". Qué idiotez ¿no?
Me pregunto yo (yo este de carácter lingüistico y no metafísico) por qué tanto empeño en autoafirmarse. Hemos venido a este mundo en pelotas, no sabemos muy bien cuál es nuestra función, perdemos el tiempo, trabajamos, pagamos impuestos y luego, unos cuantos polvos después, vamos y nos morimos. Qué cuadro.
Una cosa está más o menos clara: la posteridad no tiene sentido, el futuro menos y el pasado... bueno, el pasado sólo sirve para echar unas risas si procede y para tener nostalgia o vergüenza, según el caso. Luego está el presente, una especie de grano en el culo que da gusto rascar, la niña de nustros ojos, el rey de la casa, el culpable de que actuemos. El presente, como el chikichiki, mola mogollón, más que nada porque no existe, porque como concepto se nos escapa. Por ejemplo ahora, en mi presente, estoy escribiendo estas líneas, pero a medida que las escribo un presente nace y muere con cada letra y mi reloj de arena pierde granos que no se recuperarán jamás.


Esta cantidad insondable de lugares comunes que estoy soltando viene a raíz de una conversación que mantuve no hace mucho con una señora muy de derechas, muy fina y con muchos euros encaramados en el collar de perlas. Decía la señora, con impecable castellano de club de hípica, que los jóvenes somos unos vagos porque en lo único que pensamos es en vivir la vida, emborracharnos y ligotear (son palabras textuales) en vez de trabajar y pagar la hipoteca.
La sabiduría de la clase alta siempre me ha dejado a medio camino entre la estupefacción, el regocijo y la indigestión. No sabía qué responderle así que dejé que mi boca soltase lo primero que anduviese rondándole.
- Señora, es que la vida es muy corta como para en lugar de vivirla, dedicarse a la hipoteca.
La señora se sobresaltó. Mis palabras debían ser un tanto hedonistas para tan alta concepción de la existencia. Aún así, con las perlas titilando en el cuello y el olor de los establos que debe frecuentar a diario instalado en la boca dijo:
- Si es así como quieres que te recuerden tus hijos, allá tú.
Tomá, pensé. Esto si que no me lo esperaba. La alusión a mis hijos, a mi futuro, al recuerdo de mí mismo en los demás consiguió desarmarme. Sólo pude decir:
- Es que no semos naide, señora. Y a mí todo eso, mire usted, me da un poco lo mismo.
Era mentira, claro. O tal vez no. En el tiempo que tarde en decidirlo me emborracharé, viviré y si se deja, intentaré ligotear con la vida. Trabajar lo menos posible, por favor. Y pagar la hipoteca... pues no sé, cuando las casas cuesten lo que valen.

5 comentarios:

Eva dijo...

Hoy me he sorprendido a mí misma esperando ansiosa una nueva entrada, que por fin ha llegado... Preciosa forma -la de leerte- de acabar un lunes, ¿o empezar un martes?. En fin, cosas de la vida.

Saludos desde Galicia ;-)

Álvaro Aguilera dijo...

Muchas gracias, Eva. Lamento la ansiedad y celebro que hayas acabado-empezado el lunes-martes con ánimo. Como creo que no te conozco, me reconforta el doble que leas mis delirios.Saludos desde Madrid

Eva dijo...

dvfNo lamentes, que es una ansiedad satisfactoria(si la paradoja cabe), como la de la noche víspera de Reyes cuando niña o ante un pequeño retraso del amante de turno (cuando sabes que llegará y que no se ha ido a por tabaco para no volver, claro).

Por muchas veces, Álvaro!.

Anónimo dijo...

Joder que bien escribe mi director,joder......

bajista dijo...

"vago! haragán!" grita la abuela!!