lunes, 29 de septiembre de 2008

Por Ópera

Dirección a Madrid, calle Morería, al lado del Puente de Segovia, cerca del Palacio de Oriente... buen sitio. Alquiler no muy caro a espera de subvención que lo abarate cuanto más, mejor.
Me mudo, otra vez a Madrid. El 1 de noviembre, este trapecista que les habla, escribirá sus post desde su reluciente (no por la luz precisamente) estudio. Ha sido una búsqueda corta en la que he descubierto la especlación de los arrendadores y las dificultades económicas que uno ha de pasar si decide liar el petate y tirar para la capital del reino. Ahora llega la incertidumbre de abandonar un tipo de vida, esa alejada del bullicio en Brunete e iniciar una nueva, en el meollo de los meollos, donde se mueve todo, aunque a un ritmo frenético y poco saludable. Tengo ganas, ganas de Madrid, de cafés, de teatro, de tertulia, de juerga, de cine, de independencia.


No se me malinterprete. Yo con mis padres siempre estuve muy a gusto, pero uno creció y consideró, llegado el momento, volar libre, con las alas desplegadas y la ropa sucia esperando para que conectes la lavadora. En eso sigo y no está mal. Es ley de vida, supongo. Aún queda un mes, pero ya me siento de otra forma, como cercano a esa ciudad que me vio crecer y de la que me escabullí en plena adolescencia para arribar a otras costas de las cuales siempre guardaré un infinito cariño a pesar de los pesares. No me desvinculo de Brunete; sigo teniendo allí un grupo de teatro, una familia, una perra, amigos del alma y muchos recuerdos. Lo que ocurre es que ahora, tendré todo eso, pero cerca de Ópera, desde la cual, todo queda más cerca, incluido Brunete. Los amigos ya lo sabéis: ahora también tenéis casa en Madrid, pero de uno en uno, que el estudio es chiquitín comparado con el piso en que vivía antes.

5 comentarios:

María dijo...

¡Qué way!
Pero eso de poner lavadoras y demás cosas del hogar... jajaja
Bueno,¿me invitarás no? Pero no me pongas a limpiar xD
Mua

Anónimo dijo...

¿A Ópera, tío? Parece que fue ayer cuando nos fuimos al jardín de la facultad de filosofía, nos trinchamos un porrete y nos metimos a dar clase de literatura del s. XX, el primer año de universidad. Aquello sí era buena literatura... ¿o buenos porretes? No sabría qué decir.
Buena suerte.
Deiviz.

Josito Montez dijo...

A mis brazos!!! Y bienvenido al mundo del estudio sin luz!!!

Anónimo dijo...

Como has crecido! ma alegra un montonazo, y ya se que si voy a Madrid tengo un lugar donde recalar, te quiero y quiero y estoy segura que vas a disfrutar de tu nueva vida, suerte amigo!la loca argentina que te quiere

Jaime G. dijo...

Siempre he pensado que para marcharse de casa hay que tener un par de huevazos bien cuadrados y más si lo que te gusta es el trapecio. Te deseo mucha suerte y ya verás como Madrid te encanta, lo mejor la noche.