sábado, 15 de diciembre de 2007

Simplemente ella

Nunca podré agradecerle lo suficiente a Josito Montez el que una noche de copas y risas (una entre tantas), nos revelase a un grupo de elegidos la existencia de un personaje que cambiaría para siempre nuestras vidas, nuestra concepción del mundo. Una mujer que ocultaba bajo el vestido rojo, los labios ampulosos, el aún más ampuloso lenguaje, el cabello rubio de bote, los ojos enormes y desquiciados y la verborrea trash, una de las mentes privilegiadas de nuestro tiempo. Ella no era otra que la siempre diferente, la siempre novedosa, la siempre locaza Manuela Trasobares.
Manuela Trasobares, Lola para su pelotón incondicional de adictos, Loli para su hermano, travelo malo para sus escasos pero evidentes detractores, nos abrió de improviso la puerta de un universo nuevo: el de la locura televisiva llevada a su extremo más acuciado, el de la paraodia y el surrealismo casposo que rebasan sus conceptos para convertirse en arte, en humor definitivo.


A Loli Trasobares le atribuyo los diez mejores minutos televisivos que he pasado en mi vida. En un plató digno del primer Almodóvar y rodeada de fascinantes personajes, expone un alegato definitivo en defensa de la transexualidad, adornado con referencias artísticas y barrocas. Su estado de ánimo comienza a agitarse hasta finalizar en estallido delirante, en sublime muestra de la fuerza que otorga la palabra y la oratoria. Es, sin exagerar un pelo, definitvo.

Muchos pensarán que la Trasobares es una freak. Son idiotas. La Trasobares es mucho más que eso: es una mujer tan inteligente que es consciente de la parodia que representa, de la locura que arrastra. Es tan inteligente que las fuerza y se ríe de ellas quedándose de paso con todo el personal. Es un genio, maldita sea.


Desde que vi por primera vez el vídeo, comprendí que ya nada sería igual y decidí dedicarme a evangelizar a los paganos en el culto de la Trasobares. Sirva este posto como un nuevo tributo en mi interés por dar a conocer a la gran diva de los 90. ¡Viva la Loli! (Lamet dixit)
Ahí queda eso

2 comentarios:

Lord Alfred dijo...

Hola Álvaro,

Espero que estés bien, aquí o allá.

Era mi intención publicar en mi blog algo sobre Manuela Trasobares, hasta que me di cuenta de que te me habías adelantado. No importa: tú artículo es maravillosamente ilustrativo y suficiente.

¡QUé decir de esta criatura Divina!

Releyendo tus lineas compruebo que estas destilan la admiración, justa, nada desmedida que experimentas por ella. Y te diré que tuve el gusto de conocarla personalmente en 1997 o 1998, en un concurso de canto.

Por cierto, por si no lo sabías la Loli acaba de colgar en el youtube un reciente concierto en el que, entre cortinas rojas y envuelta en vestuarios delirantes cantá canciones y cuplés: Necesario.

Saludos y Feliz Navidad.

Lord Alfred

Álvaro Aguilera dijo...

Lord Alfred.

No se imagina cuán dichoso me ha hecho al obsequiarme con estas líneas. No se imagina qué envidia he sentido al saber que conoció a la Trasobares, ese genio incomprendido.

Gracias por pasarse por mi blog. Espero que no sea la última vez.

¡Viva la Loli!