domingo, 24 de mayo de 2009

Europa, Europa

Se acercan las elecciones europeas como quien no quiere la cosa, despacio, sin alterar a nadie, con una importancia sorda que los ciudadanos no estimamos demasiado. Pasamos de puntillas por estos comicios, desmotivados por una clase política a la baja y sin capacidad para articular el horizonte enrojecido que sería deseable.
Yo votaré a IU (vaya novedad) porque es lo que toca. Votaré con algo más de convencimiento que en otras ocasiones aunque me joda sobremanera el hecho de que el número dos de la lista sea de ICV, una formación con escaso perfil político más entregada al gafapastismo y el ecologismo cocopera que a los postulados de la izquierda.

En IU hemos vivido unos últimos meses convulsos: Asamblea Federal con cambio de coordinador y caída de Gaspar (ya era hora), Asamblea Regional de Madrid con salida unitaria (servidor en Presidencia), abandono de Rosa Aguilar en busca de las lentejas avinagradas, sosas e insípidas del PSOE, batacazo en el País Vasco, huida de Kechu Aramburu y un largo etcétera. Me atrevería a decir que todas estas circunstancias (incluido el descenso de voto en Euskadi) son buenas noticias. No puedo por menos que alegrarme del adiós de Rosa Aguilar, ese personaje vacío, oscuro, trepa, pancista y desleal que usaba a IU de una manera descarada para su interés personal.
También me congratulo de que Cayo Lara sea nuestra voz ante la sociedad. Su discurso, comparado con el de Llamazares reconforta a la militancia de bien y supone un soplo de aire fresco para una organización que olía a habitación húmeda y cerrada bajo la losa del gasparismo.
Aún así, preferiría otro candidato que Willy Meyer, preferiría no ir con ICV, preferiría... Pero al menos, y ya es mucho, no me pondré la pinza en la nariz cuando introduzca la papeleta en la urna.


Europa es importante y el hecho de que IU remontase lo sería más. Necesitamos un país con izquierda. El sistema bipartidista americano es una basura que huele a podrido incluso en Dinamarca. El PSOE y el PP han demostrado sobradamente ser el mismo perro con distinto collar. Nos jugamos mucho más que sacar un eurodiputado, nos jugamos que la izquierda siga existiendo. Por eso digo lo de siempre: Vota Izquierda Unida... A ti qué más te da.

Como me ha salido un artículo muy correcto políticamente, me voy a permitir hablar de un tema que me ha sentado a cuerno quemado en las últimas fechas. No es otro que el del vergonzoso intento de ilegalización de Iniciativa Internacionalista. A veces me da vergüenza la estrechez de miras y la soplapollez rampante de la que hacen gala algunos. La sola intención de ilegalizar esa formación es un insulto contra la Democracia. Pero además, para rematar la faena, se ha pretendido desde ciertos sectores criminalizar la figura de un genio, la figura de Alfonso Sastre. Qué vergüenza, no me jodas.
A lo que se agarran los indecentes es a que Iniciativa Internacionalista no condena el terrorismo de ETA. Tal vez sea cierto, ni lo sé ni me importa. Yo lo condeno, como condeno el terrorismo de estado de Israel o EEUU, pero ellos que hagan lo que quieran. ¿O es que por el hecho de pensar distinto de mí les voy a ilegalizar? Eso es fascismo, no se confundan. Yo nunca he oído a nadie del PP condenar el terrorismo, el genocidio, la dictadura atroz del asesino Francisco Franco. ¿Les vamos a ilegalizar por eso? Si mañana se decide ilegalizar la Falange alzaré mi voz en contra. Jamás les votaría pero no por ello creo que se les deba prohibir el sufragio pasivo. seamos más serios que no es tan difícil.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta cómo escribes. Es una alegría encontrarse blogs como el tuyo. Redacción impecable, con criterio, sentido común y sensibilidad...
Elena

cal·lo dijo...

Ei, hola Álvaro,
muy bueno tu artículo. De vez en cuando me acerco a tu blog y esta vez ya me imaginaba que hablarías de estas elecciones. Ha merecido la pena porque te mojas -hasta me animo a expresarme-. Ya lo sabía, de Izquierda Unida pero crítico y de izquerdas. Lo de ICV muy cierto: son una vergüenza con su modelo guay, nada transformador, y represor-represor de los movimientos sociales en Cataluña. Y de Meyer yo no sé mucho pero me fío de tu opinión ya que me parece detestable que haya dicho -si lo dijo como he leído- que acataba la decisión del Supremo para ilegalizar SP-II. ¡Parece mentira que se fíe de esta justicia española! De Alfonso Sastre, no es ahora, los medios ya venían criminalizándole y silenciándole, como debes saber. Bueno, creo que no tengo mucho más que decir. Yo voy a votarle.

Ah, soy Carlos, el primo aquel adolescente (ya con 22) de tu antiguo amigo de cogorzas Carlos de Villaviciosa.
(Si contestas ni que sea con 4 palabras te lo agradeceré)

¡Muchos recuerdos y salud!

Álvaro Aguilera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Álvaro Aguilera dijo...

Muchas gracias, Elena, por tus palabras que no sé si comparto (vamos, que no) pero que te agradezco infinito.
Carlos, qué alegría verte por aquí. Lo de Sastre ya lo sé, pero lo de los últimos día fue infumable. Me alegra que te guste el artículo y a ver si te dejas caer por Madrid y nos tomamos unas copas mientras hablamos de lo divino y lo humano. Un abrazo.